Wednesday, March 12, 2014

The Creation Account (Bilingual: In English and Spanish)

English Version

The Creation Account I

How penetrating is the Creation Account, from the beginning to the end, for you?
―Oh! Penetrating to the point of mystery? You say.
Yet there is no mystery to it! Although there are certain perplexes, and for some, Biblical vagueness on the account, which surges much intensity, especially for today‘s want to be scientists–; the new victorious rivals, whom still foster Aristotle‘s thinking, that everything just happened by chance; thinking it is some new theory; and no point is sharper than that of the infinite Bible, which now we look at.
Oh, the vast delight of scripture, was not intended to explain how the world was formed, only that God Created it. Gazing fixedly, as he might have, drawing his glance in the immensity of his mind, all that would be, and ever be, earth and heaven, existence, then allowing stages of the Bible to be developed, and constantly to readapt its images to man‘s continual way of thinking; images that keep correcting themselves ongoingly.
Then resting in solitude perhaps, and in silence, as he created the full model mentally to be given to the Word, from beginning to end, having Moses write ―…and the Word was with God, and the Word was God. And then having the Apostle John confirm, 1400-years later, ―All things were made through Christ (the Word).” And so he had the beginning and the end. Then with pleasure He creates a kind of disturbance, and the profundity by the Word, thus comes Heaven and Earth and the sky, the seas and light and darkness, which of course only exasperates the 20th Century thinkers, the so called modern era, where in earth‘s Christian past, was obvious, from the first century fathers and doctors of the Church, as well as the religious thinkers of the Middle Ages.
Although all these images we now have, and know of, were always there, at different time periods, they were not always important: as generations live in the here and now, they become important when time allows. And then comes a surge for reflection and thinking by mankind, for the grandeur of the daydreamer; the ego is soon at work, working on new theories, with assumption. It has only been—again I say, only been—in the modern era, that man has stepped into forming theories out of unreason, sorrowful vibrations of the old Babylonian days: when they recreated, creation: Marduk, god of light, split the dragon into two parts, and thus, earth was created and heaven, and from the dragon‘s blood, humanity: so what are we living on: a dead dragon!
—And now, what holds all this together? What holds the universe together? This has to do with the Word.
Einstein has inferred: There is revealed in the laws of nature, a superior Reason. And God said, ―…let there be and out of that came the universe. God is the Reason; the why, is important. Now let me inhale, deeply, the odor of God‘s answer, his plunge into affection, and Paul expresses it very well: ―All things were created through him and for him.
—Here is the best translation I can come up with, which Pope Benedict XVI has kept in check, and I can only express in brief, in blended words: God created the Universe so he could become human to love, and invite us to love Him. Is it not true: creation exists for the sake of worship, and glorification of God, and is not worship, love!

The Creation Account II


The poet, me, I do enjoy the unique privilege that I can, at will, be myself or another: like those wandering spirits that seek the truth, for when I start to write all is vacant, and when certain places are close to me, I need to visit them, this is one.
It has only been in this age, humanity‘s narcissism cuts off both past and future: in all other ages, centuries thru millenniums and their multitudes of human beings, have never thought of simply living in the present, as we now do: being so preoccupied with our current: we bath ourselves in Galileo‘s inferred future call to humanity: that what nature will not give freely, man will take by force, and gentleman, we have done just that. From the cradle of God we have grabbed hatred of our very home, earth.
God said: ―Subdue the earth and the Club of Rome says: Christianity has brought the earth to the disaster point, of which we are now at. Although they did not read in Genesis: 2, ―to till it (and) keep it; they always leave out a few incidentals.
Karl Marx inferred, man will look into the universe, into his origins and act foolishly; which man has. The question of creation, ultimately, it cannot be answered apart from God: and yet man keeps trying. Still these men I talk of—the unsocial and absorbed everyday people—are exhilarated with this new form of narcissism, of living only in the present: thus breaking God‘s universal rhythm, which has to some effect, stilled the people around them.

Blood and Soil

The poet adopts all the joys and all the miseries he confronts, and this is one. We were created to find and seek out, and formulate the creative answers that God expects of being, which is being a human being, from each of us…
We are made of dust and earth, God says. But if you read between the lines, he is saying: you are not Me! I made you! And I rule the universe, not you.
Fine, what man calls love has become very meagre, yet this is the very reason for God becoming man, or a human being. This is why he made you above the demon; we are created from God‘s good earth: blood and soil, all the same. It‘s a love story in reality. Next, God breathed breath into Adam‘s nostrils (Gen: 1:7); now God enters into the creation plan—now the next line (does it not make sense): Man is now related to God, this is what he wanted. It‘s not charity but love. And now to the unexpected arrival, his home is the garden, and the garden is the earth. Now man can say he has God‘s imprint, His stamp of approval that he is more than a fragment of chance; and thus, this makes human dignity.
But in today‘s world: the world of technology, the scientific age, the moral and the holy, ethics have been reduced to physics: in all its categories, and there are many. They think all this is happiness, and superior to God‘s Will, because all the limits have been extinguished; but without limits, then what?


The creation, when read in the Bible does not explain how human beings come to be, but what they are. In the heart of this vast family, exiled to the ends of planet earth, on earth, from God‘s universe, by God, doubtless up to this era, the peoples of the earth knew something of this mystery of creation, which their intellect created for them, pagan or not, they knew of a god, or gods: in other words they were in the hands of a greater power than themselves. Now the new era looks no longer back and laughs when someone thinks on those terms, as they pity the Christian for his dreamful destiny, and the Jew, which now is so unquiet, questioning his history as no more than a figurative ancient language with fairytales.
In this massive cover-up, evolution seeks to describe biological development, but cannot find the origin in doing so, nor their nature. So they end up with two realities.
The scholar Monod sees the order of necessity, for the universe, as well as chance. If there is to be freedom! But for life to form, by chance, the biochemist implies: its mathematical probability is near zero, —yet! He chooses, Chance over God. What kind of hate or narcissism is this?
Here‘s another mystery, Evolution is forever changing, and it is a theory that implies ―becoming (or change): all true evolutionists will agree to this, it is their basic trump card. The human being, reproduces, it has remain the same, from time forgotten, reproducing without change. And so it would be obvious, and surely alleged: evolution is not the specific stuff of living human beings: because we are unchanging.
So what does this make the human being? He is willed and not a mistake that happened by chance, and God has done the willing.

The Serpent

We are nearing the end of this Creation Account, at last—now, not a sound to be heard but the rumbling of some belated and crumbling scribblers: Satan has done his homework, and so has his imps, and so has his fallen angels—one third of heaven‘s abode, walking this earth (let’s say millions upon millions, will do): he has gotten rid of human standards in this new era, he doesn‘t want man to think of limits: so he tells everybody, everybody that will listen: limits are a threat to freedom.
When we do well, we think of it; when we do evil, we don‘t. But we recognize it when evil is done to us: he wants you to love evil, and hate it. Thus the sin is suppressed, and when caught in the act of evil, we blame society, so there resides no guilt to deal with. In the long run, this era has made the non-normative, normal, almost the rule. As even Plato, the great Greek philosopher, has inferred, some 2400-years ago: if your neighbor is stronger than you, and there is no rule to raping one‘s neighbor‘s wife, he will try to rape your wife. In other words, he will take at will, what he can, if there are no limits.
There is a reason Satan is doing this (Gen. 3:1).
Satan does not deny God, but he provokes mistrust in Him, so now we have doubt, this breaks the covenant of limitations with God, for God has put limitations into the rhythm of creation (the universe, our solar system, our moon and planet), into our soul, as Satan has tried to pull them out. Satan wants men to think they can do whatever they want, and get away with. Let me take this a further Step:
Satan in the long run wants to destroy humanity and the world with him. Henceforward, he is doing this by a method: by having human beings never retreating into the realm of limitations. Let us recapitulate: whatever you are capable of doing, keep doing (he says), and if you can do it better, all the better, knowing all along, this way of thinking, will in time destroy ourselves: we will take baby steps beyond our limitations to no end….
Satan really wants to say: ―Alone, at last! See God, no human sound to be heard on earth. He wants to mock God!

Faith in Creation

Now we are getting down to the room which is liken to a contemplation den, a room truly soulful, where the atmosphere is all light, here the soul bathes in the twilight of conviction:
The scientists, nowadays, walk in a somnambulistic life, speak in a silent language only they can understand, only to tell us how unintellectual we are, so we are tricked into their hypothetical beliefs: let me explain:
The knowledge of God is turned into the knowledge of mathematical structures of nature; thus, the concept of nature is taken out by the scientist for the object of science, which now takes the place of creation. The subject, being God, and the object being science, but only the object is defined.
In other words: God does the geometry, and the scientists take the credit. So now we got the mathematics and method, no need for God anymore.
An infinitesimal odor, is this: if I come out of nothingness, and I return to nothingness, then what was it all about. Hence, I must then have come from God, for I have done nothing to be, or to have been. I hope this, and everything thus far makes sense.
So having faith, is in part believing in harmony with our creator, again a love story (love assumes faith), believing in something, which is someone, which is Greater than I‘: that is God. Second thought, how does one come to be here, otherwise? Satan will say: ―What does it matter?
We all want to know where we came from; Marxist would say it is of little, if any consequence on our daily life, per se. If that was true, really true, he‘d not have put so much emphasis on it; what he is really saying is: don‘t ask so many questions. Because it does matter. Again, Creation, its bottom line, is: love, a love story, of God with man. Perhaps this is one of the reasons Lucifer hates God so much, so through the destruction of man, he gets his revenge, on God, plus he gets a whole lot of company. We are not, as Pope Benedict has expressed, ―Naked apes, or ―Aggressive rats.

Versión en Español
El Relato de la Creación - I
((En Prosa Poética) (…por Dr. Dennis L. Siluk))

¿Qué penetrante es el relato de la Creación, desde el comienzo hasta el final, para ti?
―Oh! ¿Penetrante al punto de misterio? dices.
¡Sin embargo no hay misterio en este! Si bien hay ciertas perplejidades, y para algunos, imprecisiones bíblicas en el relato, que surge más intensamente, especialmente para los que quieren ser científicos hoy en día–los nuevos rivales victoriosos—que todavía adoptan el pensamiento de Aristóteles: que todo sólo apareció por casualidad; pensando que es una teoría nueva; y ningún punto es más claro que el de la Biblia infinita, la que veremos ahora.
Oh, el gozo vasto de las Escrituras, no fue con la intención de explicar cómo fue formado el mundo, sino para decir que Dios lo creó. Mirando fijamente, como Él pudo haberlo hecho, dibujando su vistazo en la inmensidad de su mente, todo lo que sería, y siempre será, tierra y cielo, existencia, luego permitiendo ser desarrolladas las etapas de la Biblia, y constantemente readaptar sus imágenes a la continua forma de pensar del hombre; imágenes que continúan corrigiéndose constantemente.
Luego descansando tal vez en soledad, y en silencio, mientras Él creaba el modelo pleno mentalmente para darlo a la Palabra, desde el comienzo hasta el final, habiendo hecho escribir a Moisés ―…y la Palabra estaba con Dios, y la Palabra era Dios. Y habiéndolo hecho confirmar al Apóstol Juan 1400 años más tarde, ―todas las cosas fueron hechas por Cristo (la Palabra). Y así Él ha tenido el comienzo y el final. Luego con placer, Él crea una clase de conmoción y la profundidad por la Palabra, así viene el Cielo y la Tierra, el cielo y el mar, la luz y la oscuridad, lo que por supuesto sólo exaspera a los pensadores del siglo XX, la tan llamada era moderna, donde en la Cristiandad pasada de la tierra, era obvio, para los padres y doctores de la Iglesia del primer siglo, así como también para los pensadores religiosos de la Edad Media.
Si bien ahora tenemos todas estas imágenes, y las conocemos, siempre estuvieron allí, en diferentes periodos de tiempo, no siempre eran importantes, ya que las generaciones viven en el aquí y ahora, ellas se volvían importantes cuando el tiempo las permitía. Y después viene una avalancha de reflexión y pensamiento por la humanidad, para la grandiosidad de la fantasía; el ego está pronto en el trabajo, trabajando en teorías nuevas, con suposiciones. Esto sólo ha sido —repito, sólo ha sido— en la era moderna en que el hombre ha empezado a formar teorías de la sinrazón, vibraciones penosas de los días babilónicos antiguos; cuando ellos recreaban la creación: Marduk, dios de la luz, partió al dragón en dos partes, y así, la tierra y el cielo fueron creados, y de la sangre del dragón, la humanidad: así que, en qué estamos viviendo: ¡en un dragón muerto!
—Y ahora, ¿Qué sostiene todo esto junto? ¿Qué sostiene al universo junto? Esto tiene que ver con la Palabra.
Einstein ha inferido: En las leyes de la naturaleza se revela una Razón superior. Y dijo Dios ― “…haya” y de eso salió el universo. Dios es la Razón: el por qué, es importante. Ahora déjame inhalar profundamente, el olor de la respuesta de Dios, su inmersión en la afección, y Pablo lo expresa muy bien: ―todas las cosas fueron creadas por Él y para Él.
—Aquí está la mejor traducción con la que pude salir, lo que el Papa Benedicto XVI, lo ha mantenido bajo control, y sólo puedo expresarlo en breve, en palabras mezcladas: Dios creó el universo para que pueda volverse humano para amar, e invitarnos a amarlo a Él. ¿No es esto cierto? ¡La creación existe para la adoración y glorificación de Dios! ¿Y no es la adoración, amor?

El Relato de la Creación II


El poeta, yo, disfruto del privilegio único que puedo ser yo mismo u otro, por voluntad; como esos espíritus errantes que buscan la verdad, porque cuando empiezo a escribir todo está vacío, y cuando ciertos lugares están cerrados para mí, los necesito visitar, éste es uno.
Sólo es en esta edad, que el narcisismo de la humanidad aísla ambos: pasado y futuro. En todas las otras edades, desde siglos a milenios y sus multitudes de seres humanos, nunca pensaron simplemente en vivir en el presente, como lo hacemos ahora; estando tan preocupados con nuestra actualidad, nos bañamos nosotros mismos en el inferido llamado futuro a la humanidad de Galileo: que lo que la naturaleza no dará libremente, el hombre lo tomará por la fuerza. Y caballeros, esto es lo que exactamente hemos hecho. Desde la cuna de Dios hemos cogido odio de nuestra verdadera casa, la tierra.
Dios dijo: ―sometan la tierra y el Club de Roma dice: La Cristiandad ha traído la tierra al punto de desastre en el que estamos ahora. Aunque ellos no leyeron Génesis 2, ―labrarla (y) mantenerla; ellos siempre dejan fuera unos cuantos sin importancia.
Karl Mark infirió, el hombre mirará en el universo, en sus orígenes y actuará tontamente; y esto hizo el hombre. La pregunta de la creación, en última instancia, no puede ser respondida separada de Dios; pero aun así el hombre continúa intentándolo. Todavía estos hombres de los que hablo—los cotidianos hombres no sociales y absortos—están eufóricos con esta nueva forma de narcisismo, de vivir sólo en el presente: rompiendo así el ritmo universal de Dios, lo que tiene algunos efectos, inmoviliza a la gente de alrededor.

Sangre y Tierra

El poeta adopta todas las alegrías y todas las tristezas que él enfrenta, y ésta es una. Nosotros fuimos creados para buscar y encontrar, y formular las respuestas creativas que Dios espera del ser, que es ser un ser humano, de cada uno de nosotros…
Somos hechos de polvo y tierra, dice Dios. Pero si lees entrelíneas, Él está diciendo: ¡Tú no eres YO, yo te hice! ¡Y Yo gobierno el universo, no tú!
Bien, lo que el hombre llama amor se ha vuelto muy escaso, sin embargo ésta es la misma razón por la que Dios se hizo hombre, o ser humano. Esto es por qué él te hizo por encima del demonio, somos creados de la tierra buena de Dios: sangre y tierra, todo lo mismo. Es una historia de amor en realidad.
Luego, Dios sopló la nariz de Adán un aliento de vida (Gen 1, 7); ahora Dios entra en el plan de la creación—ahora la siguiente línea (tiene sentido):
Ahora el hombre está emparentado con Dios, esto es lo que Él quería. No es caridad sino amor. Y ahora la inesperada llegada, su casa es el jardín, y el jardín es la tierra. Ahora el hombre puede decir que él tiene el símbolo de Dios, su Sello de aprobación de que él es más que un fragmento de casualidad; así, esto origina la dignidad humana.
Pero en el mundo de hoy: el mundo de la tecnología, la era científica, la moral y lo santo, las éticas se ha reducido a la física: en todas sus categorías, y hay muchas. Ellos piensan que todo esto es felicidad, y superior a la voluntad de Dios, porque todos los límites se han extinguido. Pero sin límites, ¿entonces qué?


Cuando se lee en la Biblia la creación, no explica cómo salieron los seres humanos, sino lo que ellos son. En el corazón de esta familia enorme, exiliados en los extremos del planeta tierra—en la tierra, del universo de Dios—por Dios, sin duda hasta esta era, las gentes de la tierra conocieron algo del misterio de la creación, lo que sus intelectos crearon, paganos o no, ellos sabían de un Dios, o dioses: en otras palabras ellos estaban en las manos de un poder más grande que ellos mismos. Ahora la era nueva ya no mira atrás y se ríe cuando alguien piensa en esos términos mientras se compadece de los Cristianos por sus destinos llenos de sueños, y de los Judíos, tan turbulento ahora, refutando su historia como no más que un lenguaje antiguo figurativo con cuentos de hadas.
En este encubrimiento masivo, la evolución busca describir el desarrollo biológico, pero al hacerlo no puede encontrar el origen, ni su naturaleza. Así que ellos terminan con dos realidades.
El erudito Monod ve el orden de la necesidad, para el universo, así como también la casualidad. ¡Si debe haber libertad! Pero formar la vida, por casualidad, el bioquímico implica: su probabilidad matemática es casi imposible, —aun así, él elige a la casualidad en vez de Dios. ¿Qué clase de odio o narcisismo es esto?
Aquí hay otro misterio, la evolución está cambiando siempre, y es una teoría que implica ―volverse (o cambiar): todos los evolucionistas verdaderos estarán de acuerdo con esto, es su carta básica decisiva. El ser humano, se reproduce, ha permanecido lo mismo, desde la prehistoria, reproduciéndose sin cambios. Y así esto sería obvio, y de seguro presunto: evolución no es la cosa específica de seres humanos vivientes: porque nosotros somos invariables. Entonces ¿qué hace esto del ser humano? Él es deseado y no un error que ocurrió por casualidad, y Dios lo ha hecho voluntariamente.

La Serpiente

Nos estamos aproximando al final del Relato de la Creación, por fin—ahora, ni siquiera un sonido a ser escuchado sino el retumbar de algunos tardíos y desmenuzados garabatos: Satanás ha hecho su tarea, y también sus diablillos, y también sus ángeles caídos— una tercera parte de la morada celestial, caminando en esta tierra (digamos millones sobre millones, lo harán): él se ha deshecho de los estándares humanos en esta era nueva, él no quiere que el hombre piense en límites; así él le dice a todos, a todos los que lo escuchen: límites son una amenaza a la libertad.
Cuando hacemos el bien, pensamos en esto; cuando hacemos el mal, no. Pero lo reconocemos cuando algo malo se nos hace: él quiere que ames la maldad, y lo odies. Así el pecado es reprimido, y cuando se nos coge en un acto de maldad, le echamos la culpa a la sociedad, así que no hay culpa de qué responder. Al final esta era ha hecho de lo no-normativo, normal, casi una regla. Incluso Platón, el gran filósofo griego, ha inferido, algo de 2400 años atrás: si tu vecino es más fuerte que tú, y no hay normas para violación a la esposa del vecino, él lo hará. En otras palabras, él lo tomará a su voluntad, lo que quiera, si no hay límites.
Hay una razón por la que Satanás está haciendo esto (Gen 3, 1) Satanás no niega a Dios, pero él provoca desconfianza en Él, así ahora tenemos dudas, esto rompe el acuerdo de limitaciones con Dios, porque Dios ha puesto limitaciones en el ritmo de la creación (el universo, el sistema solar, nuestra luna, planetas…), en nuestras almas, mientras Satanás trata de sacarlas fuera. Satanás quiere que el hombre piense que puede hacer lo que quiera, y salirse con la suya. Déjame llevarlo un paso más adelante. Satanás al final quiere destruir a la humanidad y al mundo con él. Continuando, él lo está haciendo por un método, haciendo que los seres humanos nunca entren en la realeza de limitaciones. Recapitulemos: cualquier cosa que seas capaz de hacerlo, continúa haciéndolo (él dice), y si lo puedes hacer mejor, mucho mejor, sabiendo a lo largo, que esta forma de pensar, nos destrozará con el tiempo.
Satanás realmente quiere decir: ―¡Solo, al fin! Ves Dios, ningún sonido humano a ser oído en la tierra. ¡Él quiere burlarse de Dios!

Fe en la Creación

Ahora estamos bajando al cuarto que es similar a un cuarto de contemplación, un cuarto realmente conmovedor, donde la atmósfera es todo luz, aquí el alma se baña en el crepúsculo de convicción.
Los científicos, en estos días, caminan en una vida sonámbula, hablan en un lenguaje silencioso que sólo ellos pueden entender, sólo para decirnos qué mediocres somos, así somos engañados con sus creencias hipotéticas: déjame explicar:
El conocimiento de Dios se vuelve en conocimiento de estructuras matemáticas de la naturaleza; así el concepto de la naturaleza es sacado por los científicos por el objeto de ciencia, que ahora toma el lugar de la creación. Siendo el sujeto, Dios, y el objeto la ciencia, pero sólo el objeto es definido.
En otras palabras: Dios hace la geometría, y los científicos se llevan el reconocimiento. Así ahora tenemos las matemáticas y el método, ya no se necesita a Dios.
Un olor infinito, es esto: si salí de la nada, y vuelvo a la nada, entonces para qué fue todo esto. Por lo tanto, entonces debo haber venido de Dios, porque no hice nada para ser, o para serlo. Espero que esto y todo hasta acá tenga sentido.
Así tener fe, es en parte creer en la armonía con nuestro Creador, de nuevo, una historia de amor (el amor asume la fe). Creer en algo, que es alguien que es Más Grande que yo, es Dios. Segundo pensamiento, ¿Cómo llegaría uno a estar aquí, de otra forma? Satanás dirá: ― ¿Qué importa?
Todos queremos saber de dónde venimos, los marxistas dirían es de poca, o ninguna consecuencia en nuestra vida diaria, por decir. Si eso fuera cierto, realmente cierto, él no hubiera puesto mucho énfasis en esto, lo que realmente está diciendo es: no hagas tantas preguntas, porque eso no importa. Nuevamente, Creación, su fondo, es el amor, una historia de amor, de Dios con el hombre. Tal vez ésta es una de las razones por la que Lucifer odia tanto a Dios, así a través de la destrucción del hombre, él obtiene su venganza contra Dios, además el obtiene un montón de compañía. Nosotros no somos, como lo expresó el Papa Benedicto XVI, ―¡Simios desnudos! o ― ¡Ratas agresivas!